¿Por que los Ángeles no insultan? Y ¿Qué opinan de que yo lo haga?

¡Uff! Esta es una magnífica pregunta y espero estes sentado/a por qué hay varias razones muy interesantes. La primera es que así soy en la vida diaria, muy folclórico. Así que por que si soy así en el día al día, ¿habría de cambiar cuando enseño de Ángeles?. Yo creo que no.

De hecho esa es la principal razón por la que lo hago, la cual suena fácil decirla, aunque la realidad es que ha sido un trabajo muy duro de aceptarme como soy y como Dios me hizo. Mi ego mucho tiempo me trató de convencer de que debería ser un niño bueno, comportarme para lograr que todos me quisieran y aceptaran, sin importar que yo perdiera mi identidad. La idea de decir una palabra fuera de lo “perfecto” me activaba una terrible ansiedad por miedo a ser rechazado. Bueno, no solo eso sino cualquier cosa que me hiciera no ver perfecto. Lo cual por cierto, es algo muy subjetivo, ¿Qué determina lo que es “perfecto”?.

Así que hoy en día, cada vez que “me porto mal” , hago alguna pendejadotota o digo una palabrota, estoy saliendo de mi zona de confort, abriéndome a la posibilidad de que me amen como soy y que también me rechacen como soy. Ya hice las pases con eso, es parte de la experiencia que seamos diferentes.

Gracias a Dios he entendido que no necesito ninguna aceptación más que la mía propia. Aunque algunos consideraran prosaico lo que voy a decir, la realidad es que Dios me hizo tal y como soy, y se qué hay gente muy parecida a mi, que se le hace más fácil conectar con Dios y los Ángeles a mentadas de madre que con palabras dulces y tiernas. Ámbitos caminos son perfectos y respetables si van alineados con quien eres en realidad.

Cuando soy yo, con mis luces y sombras estoy honrando mi creación y a mi creador. Pero a muchos nos han vendido la idea que necesitamos ser “buenos”, “perfectos” o -escucha esta mamada- “inmaculados” para entrar al reino de Dios. Esto son soberanas pendejadas dichas por alguna persona pasada de copas (o de algo más).

El reino de Dios está en la tierra y en este preciso instante, lo descubres cuando te aceptas tal y como eres, y puedes ir más allá de las etiquetas de lo “bueno”, “malo”, “adecuado”, “inadecuado” o whatever. Además si observas bien, digo palabras elevadas de tono pero nunca ofendo a nadie ni es mi pretensión hacerlo.

La idea es simplemente hacer divertido el hablar de temas espirituales, teniendo siempre mi intención bien puesta en servir de puente entre tu y Dios. Nada más.

Pero ya que estás aquí, sería bueno que aclaremos que opinan lo Ángeles de decir “groserías” (prefiero la palabra altisonante o folclórica). Lo que me explicaron es que ellos no pueden decirlas ya que no pueden bajar su vibración al nivel terrenal como para hacerlo. Pero fueron enfáticos en decirme que si pudieran decirlas y lo considerarán una herramienta para ayudar a un ser, lo harían sin pensarlo. ¿Por que? Pues ya que desde la perspectiva espiritual no hay ni buenos ni malos, todo es perfecto. Cada dimensión vibracional tiene sus características. La terrenal es poder conectar con esas palabras y con muchas otras cosas. ¿Interesante no? Pero creo que ya me puse a fumar de la espiritual., pero no quiero dejar de decir que me encanto la respuesta, pues me hizo honrar mis sombras, mi manera de ser con pros y contras y permitirme ser un humano tan limpio y tan sucio como los demás. Por que en esta vida no venimos a ser perfectos, sino simplemente a amar nuestra perfecta imperfección.

Sat Nam (Honro y saludo a tu verdadera identidad)

Video: Aprender a recibir para vivir en abundancia

Para poder vivir con todo hay que saber recibirlo, podrías estar negándote a la abundancia y a lo mejor no te has dado cuenta.Los ángeles de la abundancia nos dejan un bello mensaje, para que logres pasar de la jodidez a la plenitud.

 

Podcast: Arcángel Gabriel y la comunicación amorosa

Capítulo/ Lección 12: Comunicándose con amor

Seamos honestos, poder darnos a entender así como hacer lo propio por los demás es verdaderamente un pedo. ¿Por qué? Pues nuestro ego se involucra con nuestras palabras y ahí es donde se arma el despapaye. Aquí es donde Arcángel Gabriel llega a apoyarnos si se lo pedimos.

En este capítulo platicamos en cómo Arcángel Gabriel nos ayuda poder dejar de expresarnos desde el hígado y hacerlo desde el corazón.

 

Video: Recomendaciones Angelicales, Love Your Inner Goddess Cards

En este video  comparto mi opinión de las cartas Love Your Inner Goddess Cards. Sat Nam. Están en inglés pero con la app Google Translator puedes traducirlas. ?

Aquí puedes ver las cartas en Amazon:

https://amzn.to/334h5iY

Descarga la ficha técnica del deck:

Love Your Inner Goddess Cards (Ficha)

Werbinar gratuito sobre las Cartas Angelicales

Cartas angelicales.001

En mi escuela en línea (Academia de Ángeles) tengo un webinar en donde explico que son y para que sirven las cartas angelicales, es totalmente gratuito y sirve como una buena introducción para entrar a este universo encantador de conectarse con los Ángeles a través de su uso.

Para inscribirte y acceder a mi curso puedes hacerlo aquí:

¡Inscríbete al Webinar gratuito de introducción a las cartas angelicales!

 

¿Cómo llegaron los Ángeles a mi vida?

Es una gran pregunta, pues no siempre fui una persona de fe y mucho menos creyente en ellos. De hecho, yo era una persona muy escéptica e incluso  llegué a cuestionar la existencia de Dios con todo mi ser. 

No siempre canalicé Ángeles, ni tuve una practica espiritual como la de hoy en día. De hecho me encantaba la fiesta y emborracharme socialmente. Me encantaba estar en ese estado, por que ahí no me sentía neurótico ni deprimido. Estaba yo absolutamente distraído con lo externo y eso me hacia estar en “paz” conmigo mismo, a excepción claro, que no estuviera enfiestado. 

Mi infancia fue maravillosa aunque marcada con una enorme herida derivada del divorcio de mis padres. Recuerdo que antes de eso rezaba en las noches, le hablaba a la virgen, Jesús y a mi Ángel de la guarda como si fueran personas de carne y hueso, pero eso se acabo el día que creía que mi vida había perdido sentido al separarse mi familia de origen. En verdad caí destruido, pero como buen perfeccionista, nunca lo mostré. 

Cada vez que mis papás -que se separaron en buen término- evaluaron como estaba yo, sabía como hacerles ver que no había nada de que preocuparse. Aún cuando estaba destrozado por dentro. La realidad es que una bomba de tiempo llamada depresión y ansiedad se activó en algún momento de esa ruptura. 

Así transcurrió el tiempo, mi época zombie donde hacia lo que se tenía que hacer y buscaba cumplir con las expectativas de los demás así como los estándares sociales. Pero un día algo cambió. Fue cuando estaba yo en una fiesta en mi casa -mamá estaba de viaje-, con mis amigos, una chica muy guapa con la que salía y en el mejor momento de la fiesta, una melancolía apareció en mí. Sentía una terrible sensación de soledad aún rodeado de gente. Me retiré de la fiesta con dirección a mi patio, donde me agaché para acariciar y abrazar a mi perro dálmata y me puse a llorar. 

Ese día me di cuenta que era presa de la depresión, pero recuerdo que con una fe que no supe de dónde salió, le hablé a Dios desde mi corazón por primera vez en mucho tiempo: “Si en verdad existes, ayúdame ya que esto va a terminar mal y sé que hay otra forma de vivir”. 

Creo que no pasó mucho tiempo, en el que empecé a notar señales, y una enorme inquietud de abrirme a pedir ayuda, aún no queriendo e incluso sin saber cómo. Mi yo perfeccionista me hacía creer que dejarme ayudar era de débiles o una demostración de mi fracaso. ¡Que pendejada!. Pero bueno eso es punto y a parte. En ese impulso interior recordé que había escuchado en la iglesia de los Ángeles, y cuestioné a Dios sí en verdad existían: la respuesta vino en el libro Sánese con los Ángeles. Pero mi incredulidad no pienses que desapareció de inmediato, tiendo a ser  necio hasta la pared de enfrente. 

Así que fui retándolos para que me confirmaran su existencia. Una y otra vez me mandaron plumas, monedas, canciones, libros, números, nubes, personas, formas de corazón, hasta buenamente un día mi ego se rindió (aunque aveces me sigue haciendo dudar). 

Por eso entiendo a quienes dudan de la existencia de los seres de luz, yo estuve ahí. Esa es la razón por la que me encanta enseñar con practicidad, pues tengo plena confianza de su presencia en nuestras vidas así como de su disposición para mostrarnos su presencia. 

También entiendo la gran duda de si pedirle ayuda a Dios o a los Ángeles, pero en mi caso aprendí que no hay separación, yo le pedí ayuda a el/ella y me mando a sus ayudantes celestiales para hacer mi vida sumamente plena. 

Mi historia tiene un final feliz, simplemente por que me abrí a recibir la amorosa ayuda de Dios y sus increíbles ayudantes celestiales. 

A %d blogueros les gusta esto: