Lo importante es avanzar: «El momento es ahora y lo que se pueda por muy pequeño que parezca será suficiente.»

Siempre he creído que todas las personas venimos a esta vida a cumplir nuestros sueños, a lograr cosas. No refiriéndome al logro en si, si no a lo que nos deja el proceso de conseguirlo. Curiosamente también somos nosotros mismos somos los que nos ponemos trabas para avanzar hacia eso que queremos desde el corazón.

Es increíble la cantidad de oportunidades que he dejado pasar para avanzar en algo porque  sentía que las condiciones no eran las adecuadas, o por que no me sentía listo para hacerlo. Pensaba que tenían que alinearse todos los astros para  que me mostraran que era el momento.  Tristemente esta es una confusión muy común.

La verdad es que nunca estamos listos del todo ni para aprovechar las oportunidades que se nos presentan, ni tampoco para comenzar las ideas que tenemos. De hecho, son muchas las cosas que hay que aprender en el camino y por más que las planees no vas a descubrirlas hasta plasmarlas en la realidad.

Mi perfeccionismo se volvió también un proteccionismo, pues quería que todo fuera perfecto y como cualquier actitud controladora del ego como es este caso, terminaba absorbiendo todos mis ánimos y energías. Me daba miedo fallar, lo que terminaba pasando al no ponerme a avanzar, por muy paradójico que suceda.

Se disfruta enormemente la vida en la medida en la estamos caminando en dirección de nuestros sueños. Hay que permitirnos aprender y eso implica aceptar las caídas y las equivocaciones,  incluso aceptar que estábamos en la dirección equivocada, lo cual solo vamos a saber si ya estamos en el camino.

Tenemos que dejar de hacerle caso a nuestro ego, no hay que esperar al lunes o a enero para empezar a hacer ejercicio o comer más sano, tampoco tiene que ser algo extremista  > Todo o nada < el momento es ahora y lo que se pueda por muy pequeño que parezca será suficiente. Lo importante es avanzar.

Las grandes obras no se construyen de la noche a la mañana, sino poco a poco, avanza todos los días en la dirección de tus sueños y cuando te des cuenta ya lo habrás logrado.

Namasté.