¿Como le hago para ser espiritual?

Mis inquietudes espirituales han estado siempre. Siendo ya adulto me di cuenta que era algo bueno para explorar, durante el proceso me tope mucho con la idea de que para lograr alcanzar el “gran objetivo” espiritual o la iluminación me tenía que ir a algún lugar espiritual, donde ocurriera la “magia” y alcanzará el anhelado objetivo.

La razón de mis inquietudes espirituales siempre ha sido muy simple. Sabia que, con el hecho de estar bien e integrar mis necesidades de esta índole lo iba a ser, sin importar las circunstancias. Pero la idea de tener que ir a un lugar especial, complicaba mucho la cuestión.

Inclusive en mi herramienta espiritual favorita, el yoga, existe la creencia de tener que irse a la India, para volverse un experto en el tema, o dicho de otra forma, ser tocado por alguna circunstancia especial, que te convierta.

Y ¡si!, son maravillosos esos caminos, pero no son los únicos. De hecho, para que el objetivo realmente se logre, todo tiene que venir desde el interior. Ahí es donde en verdad ocurre la famosa iluminación.

Creo que además, al igual que la felicidad, la espiritualidad está muy idealizada. Por ejemplo, yo creía que lo espiritual era contrario a la abundancia material, pensaba que estaban peleados uno contra el otro, pero no era mas que una visión de separación.

De hecho, aún sigo sufriendo ¡y mucho! todo este asunto. Me restrinjo mucho, me impido disfrutar. Todo por juzgar si estoy siendo material, espiritual o ambas.

La culpa se me presenta ante toda esta subjetividad.

La realidad es que lo espiritual lo llevamos en todo momento. Solo basta estar consientes de la totalidad de nuestro ser, haciendo las cosas amorosamente todo se vuelve espiritual.

Integrar la espiritualidad a mi vida de una manera practica me ha llenado de plenitud y sobretodo de fuerza para afrontar las situaciones que se ven retadoras. Con el simple hecho de ver las cosas desde una visión de aprendizaje y pidiendo ayuda a lo divino todo resulta mas fácil.

Escucha y siente, las respuestas están en tu interior.

Namaste.