fbpx
Cinco pasos para superar la envidia

Cinco pasos para superar la envidia

¡Vamos directo al grano! Envidio a muchas personas, en particular a esas que han logrado lo que yo estoy buscando construir. A veces me siento fatal, me frustro, sufro, quiero desacreditar a mis envidiados y, lo peor de todo, termino con muchas ganas de «tirar la toalla», retirarme y abandonar cualquier esfuerzo.

Lo sé, la envidia es normal, es parte de la naturaleza humana, pero no por eso nos trae resultados positivos. Consciente de esto, he desarrollado cinco pasos para convertir la envidia en una oportunidad de crecimiento personal:

1. Identifícala. Estamos tan habituados a criticar que ya no nos damos cuenta cuando lo hacemos. La crítica es cualquier juicio que hagamos de alguien o algo que nos produzca una sensación desagradable o rara en el estómago.

2. Acéptala. Resistirse a la envidia solo la fortalece y nos hace sentir peor, incluso de manera inconsciente. A mí me cuesta trabajo reconocer que soy «criticón», prefiero verme como alguien ecuánime, pero debo aceptar que la crítica es un hábito en mí. Cuando reconozco esta parte de mi persona, me permito ser compasivo conmigo y amarme así como soy.

3. Perdónate. Sí, se siente feo envidiar. A veces soy muy duro conmigo, me recrimino y me siento mal. Sin embargo, cuando evalúo la situación, soy compasivo y regresa la paz de manera instantánea. Perdonar es liberador y, por si fuera poco, rompe el ciclo de envidia-culpa. Al tratarme con amor acepto mi presente y tengo paciencia con mi proceso.

4. Entiéndela. Envidiamos porque nos sentimos amenazados y desconectados de otros/as; cuando envidiamos estamos reflejándonos en esas personas pero desde la carencia, creemos que lo que tienen otros/as no lo podemos poseer. Esto ocurre cuando nos sentimos desconectados en algún grado de los demás y de la vida. Si quieres acelerar el proceso de compasión, busca su origen, descubrirás que los sentimientos negativos te están mostrando algo por sanar, en particular un miedo o una duda acerca de tu capacidad de lograr eso que tanto deseas y ves realizado en los otros.

5. Conviértela. La envidia genera separación y nos frustra, sin embargo, esta puede transformarse en algo positivo a través de la inspiración. Lo que envidiamos de los demás es un aspecto que igual está en nuestra persona. Como decía anteriormente, los demás son un reflejo de nosotros también en lo positivo, es decir, lo que otros están haciendo o tienen en realidad lo puedo lograr yo también. Los demás son una muestra de nuestra propia capacidad.

La envidia es una oportunidad para lograr lo que quieres, descubre los bloqueos, identifica qué es lo que buscas y permite que las cosas fluyan y sigan su proceso. Sé paciente. Las virtudes de los demás son tuyas también.

Namasté,

Dano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú

A %d blogueros les gusta esto: