fbpx
Ocho pasos para ser más abundante

Ocho pasos para ser más abundante

Aunque la abundancia es un derecho divino con frecuencia sufrimos carencias en distintas áreas de nuestra vida; creo que es nuestra obligación afianzar ese derecho, y por esto hoy quiero compartir ocho pasos para alcanzar la abundancia que tanto deseamos.

1. Dar las gracias. La gratitud es la herramienta más poderosa cuando se trata de la manifestación de nuestros deseos, en especial me refiero a agradecer como si lo deseado fuera realidad: hay que vibrar en la frecuencia de lo que soñamos, de esta manera, el universo nos entregará lo que pedimos con el corazón.

2. Cobrar consciencia de nuestra vibración. Siempre estamos vibrando aun si no nos damos cuenta de ello. Es importante observar qué estamos sintiendo, pensando y, por ende, atrayendo. Al principio ser responsables de nuestra energía puede causarnos temor, sin embargo, no hay nada más importante en el camino a alcanzar la paz, la armonía y la abundancia que nuestra vibración.

3. Abandonar la preocupación. Temer por algo que no ha ocurrido es una respuesta normal mas no positiva. Como dice Gabby Bernstein: «La preocupación es una oración para el caos». Cuando nos angustiamos le decimos al universo «haz realidad eso que me preocupa».

4. Concentrarnos en lo que deseamos. Atraemos aquello a lo que le prestamos atención. Se dice que se necesitan 17 segundos de atención plena para que comencemos a vibrar en la frecuencia deseada. Al escoger cómo nos queremos sentir, estaremos dirigiendo nuestra energía hacia la experiencia que buscamos.

5. Dedicar el tiempo necesario para descubrir qué deseamos. Bien dicen que ningún viento es bueno para el marinero que no sabe a qué puerto se encamina. Es necesario detenernos y aclarar qué es lo que estamos buscando, de otra manera no podremos dirigir nuestra atención adecuadamente. Es muy común que las prisas nos hagan vivir «al día», sin cobrar consciencia de que las experiencias que pasamos quizás no son las adecuadas para el desarrollo y evolución de nuestra persona.

6. Decidir cómo queremos sentirnos. Además del qué es importante concentrarnos en el cómo, es decir, el pensamiento es importante al igual que la emoción, porque esta última atrae, «vibra». Haz un ejercicio rápido: elige cómo te gustaría sentirte en este momento, dedícale un tiempo a evocar las sensaciones que se necesitarían para que este deseo se materializara. Después de realizar lo anterior, verás que rápidamente tu vibración cambia.

7. Confiar. Tenemos que confiar en nuestra capacidad de atraer las cosas, la confianza es la única vía para que se realicen nuestros sueños. Cuando soltamos la preocupación, el temor y el miedo, nuestra capacidad creadora se libera. Confía siempre.

8. Dejar que las cosas fluyan. La clave para mantenernos abundantes es permitir el flujo natural: si quieres dinero, dona dinero; si deseas tiempo, dona algo del tuyo; cuando pagues algo, confía en que lo que pagas volverá multiplicado. Acciones como las antes descritas harán que el flujo no se detenga.

Si tienes paciencia, verás que se va desarrollando en ti la capacidad consciente de generar abundancia. La práctica y la compasión cuando algo falle es lo único que te acercará a eso que siempre has querido. Confía en tu poder porque lo guía Dios, permite que su amor se manifieste a través de ti. Recuerda, no hay imposibles, la atracción se da en la medida en la que confías en que eres abundante.

Namasté,

Dano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú

A %d blogueros les gusta esto: