Cómo saber el nombre de tu Ángel

Saber el nombre de nuestro Ángel de la guarda es hermoso y nos permite tener una conexión profunda y personal con él o ella. Si se tiene interés en descubrir la identidad de nuestro guardián, pueden seguirse las siguientes recomendaciones.

Aunque todos poseemos no uno sino varios Ángeles, siempre habrá uno con el que tengamos más cercanía y afinidad. Entre los Ángeles no hay egos, todos forman un equipo al servicio de Dios y podemos decidir llamar y pedir asistencia a varios. Además hay que considerar que, si bien los Ángeles son asexuales, estos vibran en energía masculina o femenina, por lo cual es común identificarlos como hombres o mujeres según sea el caso.

La única razón por la cual los Ángeles responden a un nombre es para facilitarnos la comunicación, mas vale aclarar que no necesitan de este, pues nuestros guardianes siempre estarán con nosotros a través de su energía amorosa. Sin embargo, llamar a nuestro Ángel guardián nos permite sentirnos escuchados, además de que nos invita a buscar su presencia todos los días.

A continuación comparto cuatro maneras de conocer el nombre de nuestro Ángel de la guarda:

  1. Pedir que revele su nombre en sueños. La comunicación con nuestro Ángel de la guarda es de las cosas más naturales del mundo. Desgraciadamente, nuestro ego (la parte temerosa y llena de dudas de nuestro ser) hace que dudemos de lo que percibimos de nuestros Ángeles. Por eso una oración nocturna en la cual pidamos que revele su nombre es sumamente poderosa.
  2. Que manifieste su nombre. Es muy efectivo pronunciar una pequeña oración sincera y pedir que manifieste su identidad para cimentar una relación cercana. Es importante confiar en este proceso y estar al tanto de los sentimientos, las ideas y los pensamientos que lleguen, pues mediante estos, el nombre nos será descubierto.
  3. Pedir una confirmación. Es normal que aparezcan dudas. Por ejemplo, aunque yo estaba seguro del nombre de mi Ángel, necesité que me lo confirmara. Este proceso se logra a través de señales que se repiten. En mi caso, la confirmación ocurrió durante un partido de futbol, gracias a un jugador llamado «Ezequiel». Cuando escuché ese nombre, algo en mi interior vibró. Después en la radio oí una entrevista que le hacían a otro «Ezequiel». Al poco tiempo encontré un pan con el mismo nombre. Quizá el siguiente podcast pueda ser de ayuda para los que aún tienen dudas, entra al siguiente enlace si quieres escuchar el audio: https://soydanogonzalez.com/2018/01/04/capitulo-2-es-mi-angel-o-me-lo-estoy-inventando/
  4. También puedes utilizar la siguiente oración para mejorar la comunicación angelical: «Amado Ángel de la guarda, tú que en todo me acompañas, ayúdame a sentir tu presencia más allá de cualquier circunstancia. Te pido que tus señales sean claras y fuertes. Y si por alguna razón dudo, repite el mensaje hasta que lo entienda. Muchas gracias por tu compañía y por ayudarme de noche y de día».

Este proceso es muy divertido pues en la búsqueda del nombre suelen encontrarse coincidencias. Disfruta el proceso de reconocer a tu Ángel de la guarda y descubre que conocías su identidad desde el principio.

Permítete conectarte con tu Ángel, un gran aliado y el que mejor te comprende. Recuerda que cada vez que acudes a él en realidad te acercas a Dios.

Namasté,

Dano

 

P.D. Si deseas saber cómo son las señales y los mensajes de tus Ángeles, puedes consultar las siguientes entradas del blog:

https://soydanogonzalez.com/2019/01/05/111889/

https://soydanogonzalez.com/2019/01/30/como-saber-si-es-un-mensaje-de-tus-angeles/