¿Por qué no puedo contactar a mis Ángeles?

monument-1929695_1920

Como maestro disfruto ayudar a los demás a tener una comunicación clara y efectiva con sus guardias celestiales. De hecho, quizás es de mis cosas favoritas porque el primer encuentro es maravilloso. Sin embargo, en ocasiones algunas personas no logran conectarse o reconocer a sus Ángeles. A continuación, hablaré de las posibles causas de que esto suceda.

1. Desesperarse. A veces las respuestas llegan de inmediato, en otras ocasiones se tardan más tiempo no porque los Ángeles no escuchen nuestro llamado, sino porque nosotros no hemos captado las respuestas. Si por ejemplo pido el nombre de mi Ángel de la guarda, él me lo dirá de inmediato. Tal vez yo tarde en entenderlo, mas debo relajarme porque me lo repetirá hasta que lo tenga claro. Al relajarnos la cosas fluyen. 

2. Forzar la cosas. Querer que las respuestas lleguen de una forma determinada impide la comunicación. Hay que recordar que “todo es perfecto y llegará a su tiempo”. Es necesario evitar el estrés, lo que pedimos ya fue concedido.

3. No estar atento. Las respuestas llegan de inmediato, si por alguna razón no las recibimos con claridad, los Ángeles nos las repetirán una y otra vez. Hay que prestar atención: baja el ritmo y conviértete en espectador de las experiencias de la vida.

4. Desconfianza. La falta de fe impide la comunicación divina. Si somos desconfiados, vivimos en ambientes tóxicos o estresantes, dudaremos de nuestras capacidades y bloquearemos las respuestas. El canal de comunicación se abre cuando confiamos y estamos relajados, por esto es importante soltar las expectativas y fluir.

Obsérvate y analízate cada vez que contactes a tus Ángeles. Después confía y permite que las señales y mensajes se manifiesten. Ten paciencia, practica el amor propio que es la llave que nos abre la comunicación con el cielo. Recuerda que no siempre nos sentimos de la misma manera, y nuestros estados de ánimo interfieren en nuestra vida espiritual, por eso, incluso siendo expertos en la comunicación angelical, podemos experimentar bloqueos.

Comunicarnos con nuestros Ángeles, en particular con el de la guarda, nos ayuda a disfrutar la vida, a sentir que no estamos solos y a encontrar la paz interior. Nuestro Ángel es quien nos abre las puertas a la gracia divina y al amor incondicional.

Namasté,

Dano