¿Por que siento a mi ser querido aún cuando ya no está físicamente?

Es mucho más común de lo que creemos, el poder sentir la presencia de nuestros seres queridos que ya no están con nosotros. Esto es por qué el amor que nos conecta a ellos nunca desaparece. De hecho, en el momento en el que regresemos al cielo, ellos estarán con nosotros. Pero, ¿por qué si están en el cielo los sigo sintiendo?. 

Antes de responder directamente la pregunta, quisiera aclarar algo. Nuestros seres queridos, ya fallecidos, NO son, NI pueden ser nuestros Ángeles de la guarda. Esto es, por que cualquier persona que haya sido humana tiene ego y ciertas características que nos separan de ellos. Dios nos asigno Ángeles custodios específicos para lo que íbamos a experimentar en nuestra vida. 

El nombre más común que se les da a la presencia permanente de las personas que ya trascendieron pero siguen con nosotros, es el de «guías». Su presencia es relativamente constante en nosotros, por que compartimos un propósito o misión de vida, y están ayudándonos a cumplirla. 

Aunque también es relativamente común, que sintamos en distintas etapas de nuestra vida a otros seres de nuestra familia o que haya una conexión amorosa, esto es por que consideran que necesitan ayudarnos o enviarnos un mensaje, por lo que se hacen presentes para enviárnoslo. 

Quiero acentuar, que todo esto es posible, por qué existe una conexión de amor. Y es que a los seres humanos nos cuenta mucho entender que si bien el cuerpo tiene un tiempo limitado, la esencia real de quienes somos no lo es. El amor es eterno, y esto es lo que hace que la presencia de cualquier persona trascendida llegue a sentirse con facilidad. 

Es decir, en nuestra vida podemos llegar a sentir a distintas personas que en algún momento formaron parte de nuestra vida y que ya no están en este plano físico, a través del amor que nos une eternamente. Pero hay personas que pueden acompañarnos en nuestro andar permanentemente, mientras que otras aparecerán de manera mucho más ocasional. 

Los guías, están mucho más conectados con nosotros, como lo mencionaba anteriormente, derivado de nuestra misión de vida. Todo esto se da, ya que las almas viajan en conjunto y comparten tanto aprendizajes como cosas que vienen a aprender, generación tras generación. Esto es lo que yo llamo el linaje del alma, el cual representa lo que venimos a hacer en conjunto con nuestros seres amados. 

Cuando una persona transciende, inmediatamente se va al cielo, pasa un tiempo de depuración y de aprendizaje que lo va a hacer capaz de saber cómo ayudarnos como guía. Es muy común, que la mayor parte de las personas, hayan sentido, soñado o incluso visto la presencia de un ser querido que ha fallecido, y que se esta despidiendo. Esto es por que lo hace desde su forma humana, pero el amor siempre nos unirá a esa persona, y esta nos hará sentir su amor ya sea por que se lo pedimos o por que detecta que lo necesitamos. 

Mi invitación no solo es a que honres tu linaje y dejes de creer que estás loco/a por sentir a alguien de tu familia que ya no esta fisicamente, sino que a que en verdad te des cuenta de que el amor es algo eterno, que somos mucho más que un cuerpo físico, pues somos un alma que nunca se extingue. 

El amor solo cambia de forma, pero siempre está ahí. 

Foto de portada by Davide Cantelli on Unsplash