La ansiedad por el tiempo

Una recordatorio para servir que no hay que permitir que se vuelva un sufrir.

El tiempo es algo que nos apremia a los semillas estelares. Venimos a servir, y sentimos que se nos va a gastar el tiempo y no lograremos cumplir la misión a la que venimos a esta vida. Esto es por que no estamos acostumbrados a vivir en las reglas del tiempo de esta realidad física, lo cual no genera ansiedad, desesperación con distintos síntomas físicos. 

Lo primero qué hay que tener muy claro, es que los semillas estelares tenemos una claridad muy profunda de lo ilimitado de nuestra alma. Así que cuando llegamos a esta realidad física en donde nos corre una cuenta regresiva antes de morir, sufrimos terriblemente con el agotamiento del tiempo. 

Palpitaciones, insomnio, ansiedad por el tiempo, asma, sudoración excesiva, son algunos de los síntomas que se nos presentan y que no son más que un recordatorio de que venimos a algo más que simplemente vivir. Venimos a servir.

Solo hasta que cobramos consciencia de este hecho, es cuando podemos hacer algo para cambiarlo. Necesitamos entender las reglas del juego de esta vida, y es que nuestro cuerpo viene con ego incluido. El cual es el que nos dice continuamente “no hay tiempo”, “te vas a morir sin servir”, “estás desperdiciando tu vida”,  eso es lo que nos causa esos efectos. Los que yo llamo, una invitación a nuestro despertar.

Solemos ser capaces de disminuir o eliminar estos síntomas, en el momento en el que aprendemos a cobrar consciencia de nuestras emociones. Pues si bien, el ego nos hace sentir incómodos, esta incomodidad es la que evita que se nos olvide que venimos a cumplir la amorosa misión de servir. 

Es por eso que es tan importante aprender a ubicarnos en nuestra realidad terrenal, pues la presencia en nuestro ser, del recuerdo de lo ilimitada de nuestra alma, nos confunde y nos hace sufrir. 

Así que una de las claves, para ser felices y cumplir nuestra misión en esta vida, es la de entender de que si somos ilimitados, pero de una forma diferente. Lo cual implica, que el pasar del tiempo es perfecto y de acuerdo al plan divino, no se nos va a gastar aunque sintamos que así es. Nuestra simple presencia en esta vida, ya esta contribuyendo a mejorar las cosas. Sabemos que podemos hacer más, pero lo que se necesita de nosotros, es que honremos y aceptemos nuestro preciso lugar. Estamos avanzando, y lo hacemos más rápido dejando de sentir esta presión por el tiempo.

Ahí esta nuestra verdadera potencialidad, en la de trabajar en conjunto con el universo, a sabiendas que estamos en el lugar perfecto. Confiar en la sincronía divina, y aprender a disfrutar nuestro proceso es lo que hace que nuestro ser se expanda. Claro que para esto necesitamos entregar nuestras preocupaciones y aprender como gozar nos pone en el camino adecuado. 

A mi me sirve mucho cuando me entra la ansiedad por el tiempo, relajarme respirando profundo y afirmar “todo esta en su perfecto lugar”, “Dios/Universo te entrego mi proceso”. Esto me ayuda a poner mis pies en la tierra y permitirme asumir con amor el lugar en el que me toca estar. 

Por ultimo, no quiero dejar de resaltar, que si bien venimos a servir, debemos evitar que nuestro llamado a hacerlo nos haga sufrir de ansiedad. Ya que esto nos aleja del camino, mientras que lograr gozar del proceso nos pone en alineación perfecta. Ahí es donde nos sentimos mejor y podemos contribuir con todo nuestro corazón. 

Aprende a ser feliz, y estarás en el camino del servir. 

Sat nam. 

 

Photo by Vincentiu Solomon on Unsplash