fbpx

«Amanecí con la palabra: Engagement»

Hace aproximadamente un año tuve una primera lección que hasta apenas ahora me termina de caer el veinte. Recuerdo que fui con las expectativas de tomar cierta específica clase de yoga y termine tomando una completamente distinta. Como ya estaba ahí no me quedo más que tomarla, la resistencia al momento fue terrible, pero cuando me permití vivir la experiencia algo cambió dentro de mi.

Ahora, me tocó ir con la misma maestra de Yoga, pero hoy si mi intuición me mandó consciente. A diferencia de la vez pasada que mi intuición subconsciente hizo de las suyas. Debo decir que llegar a la clase implicaba muchas cosas, levantarme temprano, cambiar algunos planes y sobretodo tener el tiempo justo. Por si fuera poco, la maestra llega tarde… el ego estuvo apunto de hacer de las suyas: «ya valió», «las cosas van a salir mal», «renuncia», etc etc… pero decidí conscientemente quedarme flojito y cooperando.

Al entrar, lo primero que dice la maestra es: “amanecí con la palabra engagement o compromiso” y nos cuestiona sobre nuestro compromiso con la práctica mas allá del tapete. Para mí, la bofetada energética fue profunda. Necesito ser más comprometido y confiado con mi intención de ser feliz, de lograr mis sueños y de cualquier cosa que este haciendo en este momento.

¡Increíble!

¿Que tanto estamos comprometidos con nuestra felicidad? Creo que si hacemos un profundo análisis, nos daremos cuenta de que son muchas más las veces en las que permitimos que algo nos la arruine. Y es cuestión de enfoque, si permito que cualquier distractor me cambie a lo que me enfoco, será muy fácil que caiga.

Creo que ser feliz es una meta que deberíamos tenemos todos, una meta muy fácil de anteponer si no aprendemos a mantener nuestro enfoque en ella. Estar comprometido con tu verdad.

Si te late lo que lees, no lo dejes en: “que bonito suena”. Te invito a hacer un compromiso con tu felicidad y mantener tu enfoque en ello.

Habrán días mejores que otros, en los que será más fácil. Es en los días complicados en donde realmente probaras tu compromiso. Ten paciencia y mucha compasión, si no te permites renunciar, muy pronto gozaras de los beneficios de tu felicidad. Tu enfoque es muy poderoso, es lo que hace que vivas las experiencias de una u otra forma.

Y ten siempre esto presente: Tu felicidad es una decisión, y a ti te corresponde decidir que tanto respaldarla.

Namasté.

Publicado por Dano González

Avanzando en el camino de la luz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: