¡Hay suficiente para todos!

Me encanta pensar en cada uno de nosotros como estrellas en el firmamento. Creo que para efectos de la abundancia y la plenitud, la analogía queda como anillo al dedo. Sin importar la cantidad de estrellas que puedan haber en el cielo, cada una tiene su lugar y su brillo particular. Eso es exactamente lo que ocurre en esta vida, si lo permites.

La realidad es que nos olvidamos de esta verdad del alma, y empezamos a tener creencias limitantes, las cuales se terminan traduciendo en el miedo de que no haya suficiente. Todo esto tiene como consecuencia en que vivamos una vida poco plena.

Pero la realidad, a la que necesitamos regresar, es que cada uno de nosotros tiene un lugar en el universo. La clave es poder encontrar tu propio brillo, es decir, tu propio don. Aquí es donde la analogía cobra importancia. Cada estrella del firmamento tiene su lugar cuando respeta su propio brillo.

Eso es justo lo que más necesitamos aprender y honrar. Quien eres, y que es lo que haces que nadie más lo puede hacer como tú.

Existen por tanto dos polos de esta situación. Las creencias de carencia, y las creencias de abundancia. Estas son relevantes, pues son las que determinan la realidad que vives.

Ahí viene la importancia de aprender a creer que la vida es abundante, y que las oportunidades se te presentan constantemente.

Podría ser, que te cueste trabajo ver la abundancia que hay en el mundo, por eso es tan importante empezar por tus creencias interiores. Ya que en la medida que liberas tus pensamientos de limitación, cada vez vas creando más y más abundancia en tu exterior.

Lo que creas, es  lo que co-creas.

Namasté

Publicado por Dano González

Avanzando en el camino de la luz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: