Honrar a los difíciles de honrar

Últimamente he experimentando una lección muy difícil, no sólo aceptar y respetar a los que son diferentes que yo, sino honrar lo que yo considero “mal” de otras personas. Pues aquí experimento una magnífica oportunidad, la de aperturarme a todas las personas y a honrarme a mi mismo.

Mi ego solía inflarme diciendo que yo soy superior a los demás y que no hay nada que aprender de los otros, en especial de quienes son distintos a mí o los veo “inferiores”. De antemano, he de reconocer que cada vez que uso un calificativo, por no decir un despectivo, estoy emanando una energía de rechazo hacia la vida. Pues no aceptar, nos impide disfrutar.

Pero a bofetadas he aprendido que cada vez que me quito esta soberbia barrera, muchas son las lecciones que la vida me da, en especial de quién juraba que no tenían nada que aportar.

Además esa sensación de separación con la vida me ha hecho sufrir demasiado. Pues cada vez que le doy importancia a algo “malo” de alguien, estoy generando una distancia hacía con esa persona, lo que da una sensación de separación.

Quiero aclarar que no me refiero a que hay que tener cerca a todas las personas, cuando la realidad es que, si hay personas a las que hay que mantener lejos pues nos hacen o pueden hacer daño. Me refiero a que reconozcamos que todos estamos unidos y que todos somos parte de la misma chispa divina. Eso genera una energía amorosa que nos hace sentir bien.

Obviamente no siempre es fácil. Pero cuando más difícil se me hace ver algo positivo en alguna persona, me pregunto qué es lo que me puede enseñar y la respuesta automática es en sí, algo que suma. Me ha servido ver cómo maestros a todos los de mi alrededor y me ha requerido mucha humildad, pero eso me ha puesto en apertura para recibir más bendiciones.

Se trata de aprender de todo y de recordar que los demás son el reflejo de mí mismo, así que dependiendo de cómo los trate es como de una u otra forma me trato yo.

Namasté.

Publicado por Dano González

Avanzando en el camino de la luz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: