fbpx

No todos lo ven y eso es perfecto

Como muchos de ustedes sabrán, desde hace unos 4 años comencé una transición a cada vez más fuerte al veganismo (eliminación de productos de origen animal a mi vida). Las razones por las que lo hice son muchas y para mi además, claras y contundentes. La mayoría de las personas piensan distinto de mi y aunque esto puede ser extremadamente retador, es perfecto.

Continuamente quiero imponer mis creencias y pensamientos y esto, si me lo hicieran a mi, me molestaría mucho. En realidad es una falta de respeto a la individualidad de cada persona. Ser amoroso implica respetar el proceso de cada quien si juzgar si es correcto o no. Cada quien tiene su propio karma.

Durante mi niñez casi todos los días de niño, al entrar a mi escuela había una frase que decía “trata a los demás como quieras que te traten a ti”. Aún cuando creo tener la razón, respetar las creencias y la consciencia de cada quien es básico, no solo para llevar bien nuestras relaciones con los demás, sino también para estar en paz interior.

Lo retador viene cuando creemos tener la verdad absoluta, la cual no existe. Es entonces cuando el asunto se vuelve un choque de egos. Sería muy fácil que los trenes nunca se cruzarán, pero gran parte de nuestros aprendizajes espirituales vienen de nuestras interacciones con otros, la creación nos hizo como animales sociales.

Desde el plano espiritual, cada quien esta en su proceso y su intuición lo lleva hacia lo que necesita aprender en ese momento. Aunque sobretodo con nuestros seres amados puede ser difícil, permitirles vivir sus experiencias, es lo que realmente los hace crecer.

Por su puesto que respetar y dejar que vivían lo que tengan que vivir, no significa que no los acompañemos en el camino. Simplemente no impongamos nuestra visión.

Es interesante, en la medida que empezamos a respetar y a dejar fluir a los demás, comenzamos a ver exactamente lo mismo para nosotros mismos. Lo que damos es lo que recibimos y recibimos lo que estamos vibrando.

El mejor regalo de permitir a los demás ser, sin ningún tipo de expectativa, curiosamente no es que nuestras relaciones mejoran, sino que encontramos la paz interior, que tanto necesitamos.

Namasté

Publicado por Dano González

Avanzando en el camino de la luz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: