Fluir o morir

Esta bien, me volé la barda con el titulo, pero capté tu atención. Justo eso es lo que pasa con la vida cuando las cosas salen diferente a lo que querías, hay algo que te esta llamando la atención. El problema es que normalmente en lugar de permitirnos fluir, hacemos todo lo contrario, nos aferramos a que las cosas pasen como queremos y creo, que terminamos echando todo a perder.

De hecho, un concepto importante que tiene que ver con la ley de la atracción, es el estado vibratorio, este significa que vamos a atraer a nuestras vidas exactamente lo que esta vibrando en nuestro interior. Así que cuando pasa algo diferente a lo que queremos, empezamos a pedirle al universo que nos mande más cosas que nos hagan sentir esa frustración.

En cambio, cuando nos permitimos fluir y dejar que las cosas pasen, entendemos en el fondo que todo esta para bien, siempre y cuando, por supuesto, no caigamos presa del pánico, ya que la confianza es lo único que hace que las cosas pasen para bien.

Y quiero aclarar que hay una diferencia fundamental entre fluir y conformarse. Yo pensaba que si no me frustraba y hacia coraje me estaba conformando. La realidad es diferente, pues el conformismo en el fondo a renunciado a lo que quiere, fluir en cambio implica aceptar que quizás no era el momento pero no cancela la confianza en que tarde o temprano va a pasar.

La única forma en que las cosas que quieres pasen en tu vida como quieres es confiando. Si caes presa el pánico tiraras a la basura todo lo que se esta confabulando para ti.

Solo cuando confiamos en el universo, estamos en una real apertura para que las cosas pasen, independientemente que la paz interior con la que se vive cuando nos permitimos fluir es algo que vale la pena vivir, es rendir nuestra voluntad a la del universo.

Quiero aclarar asimismo, que no estoy diciendo que sea fácil. Ayer, uno de mis negocios estaba completamente vacío cuando debería estar lleno, en mi interior caí en un pánico terrible y mi ritmo cardiaco se me fue a las nubes, pero me observé y comencé a respirar así como a visualizar positivamente sobre la situación, increíblemente en el momento que me relaje, las cosas empezaron a fluir.

Así es con las bendiciones en nuestra vida, si las forzamos, las espantamos. Solo la confianza es lo que abre las puertas de la magia en nuestras vidas. El primer paso es darnos cuenta si nos espantamos, el segundo es tranquilizarnos y el tercero es dirigir nuestras energías hacia lo que queremos que pase.

Todo esta en permitir que lo positivo fluya en nuestras vidas.

Namasté.

8 pasos para ser más abundante

La abundancia es un derecho divino que todos tenemos. De hecho, todos somos abundantes, más sin embargo por distintos motivos padecemos de carencias en distintas áreas de nuestras vidas. Creo que es nuestro deber recuperar este maravilloso derecho de vivir una vida llena de abundancia. Así que hoy te quiero compartir estos 8 pasos prácticos para ser más abundante.

  1. La gratitud es la herramienta más poderosa cuando se trata de la manifestación de nuestros deseos. En especial cuando damos las gracias como si lo que deseamos ya se hubiera vuelto realidad. La única forma de que algo llegue a nuestras vidas es por que lo vibramos. Por eso cuando vibramos como si estuviéramos viviendo algo que queremos, el universo nos esta justamente proveyendo de eso que estamos pidiendo.
  2. Cobrar consciencia de nuestra vibración. Estemos conscientes o no, estamos vibrando todo el tiempo. Así que estamos atrayendo experiencias a nuestra vida. Solo dándonos cuenta de que emoción estamos vibrando nos hará posible aceptar para luego cambiar las circunstancias. Puede dar miedo empezar a ser responsable de tu vibración, lo cual viene de cobrar consciencia de la misma, pero en realidad es lo único que te puede dirigir a tener en tu vida lo que te traiga paz, armonía y abundancia.
  3. Reenfocar la preocupación. Caer en ese estado de temor por algo que pueda pasar en el futuro es muy normal, pero eso no significa que nos traiga algo bueno. De hecho como dice Gabby Bernstein “La preocupación es una oración para el caos”. Pues cuando estamos preocupados le estamos diciendo al universo “hazme realidad eso que me preocupa”. Ahí es donde hay que cambiar tu atención a otra cosa.
  4. Enfócate en lo que quieres. Atraemos a lo que más atención le prestamos. Se dice que se necesitan al menos 17 segundos de atención plena en una emoción para que la empecemos a vibrar. Al escoger como nos queremos sentir, estaremos dirigiendo nuestra vibración lo que a la postre se traduce en escoger nuestras experiencias.
  5. Dedícate el tiempo necesario para saber lo que quieres. Bien dicen que para el marinero que no sabe a que puerto ir, cualquier puerto es bueno. Esto significa que a menos que te detengas a determinar que cosas son las que quieres en tu vida, no podrás dirigir tu atención a ellas. Es muy común que las prisas nos hagan vivir “al día” sin cobrar consciencia si las experiencias que vivimos son las que queremos.
  6. Decide como te quieres sentir. No solo se trata de definir el “que” sino que en realidad lo que más importa es el “como”. Es decir un pensamiento es importante, pero lo es más la emoción, pues esa es la que vibra y atrae. Haz un ejercicio rápido, elige como te gustaría sentirte en este momento, dedícale un tiempo a evocar sensaciones que te hagan sentirte en la emoción. Verás que rápidamente te pones esa camisa.
  7. Confía. Tienes que confiar en tu capacidad de atraer las cosas. La confianza es la única que va a hacer que en realidad llegue a tu vida lo que quieres experimentar. Cuando sueltas y dejas de permitir que el miedo te amarre, tu capacidad co-creadora se libera. Confía.
  8. Deja que fluya. La clave para siempre mantenerse abundante es permitir el flujo natural, si quieres dinero, dona dinero, si quieres tiempo dona tiempo, eso es lo que hace que el flujo pase sin detenimientos. Cuando pagues algo confía en que lo pagas volverá multiplicado. Esta practica hará que te conectes a ese flujo.

Practica estos principios. Si tienes paciencia, verás que se va desarrollando en ti la capacidad consciente de generar abundancia. La practica y la compasión cuando algo te falle es lo único que te va a ir acercando a lograr lo que siempre haz querido.

Pero confía en tu poder, que no es otro que el de Dios. Permite que este se manifieste a través de ti. Recuerda que no hay imposibles, la atracción es da en la medida en que confías en que eres abundante y que por ser el reflejo de Dios, para ti no hay limites.

Namasté.

El poder es nuestro, el ego nos enseña

Recientemente alguien me preguntaba si con todo lo que he hecho en el mundo espiritual, había logrado dejar de tener dudas, la respuesta con la risa por dentro fue un rotundo no. Casualmente una amiga maestra de yoga platicaba que muchas personas pensaban que por dar clases automáticamente ya era perfecta o había alcanzado la iluminación. La realidad es muy distinta.

Cuando me preguntaron que tanto dudaba de mi, morí de risa, casualmente lo que he estado compartiendo en mis redes sociales es justo este tema, todos los días dudo de mi, cuanto me bloquea, cuanto permito que mi ego me juzgue, y como esto me tira a la lona.

Creo que es un importante de una vez por todas darnos cuenta que todos tenemos ego, que es parte de nuestra naturaleza y que incluso, el ego tiene su lado positivo. El ego nos enseña las heridas que tenemos que sanar. En mi caso, es el asunto de la confianza y dejar de permitir que la duda me invada.

Me acuerdo que yo creía que lo ideal era lograr la eliminación del ego, pero grande fue mi sorpresa al escuchar a Louise Hay decir que ella seguía teniendo ego por más que le hiciera. Fue cuando me di cuenta que en lugar de resistir a mi ego e incluso rechazarlo, lo más que podía hacer es amarlo y aceptarlo como parte de la experiencia.

En ese momento me empecé a dar cuenta de su maravilloso papel en mi camino espiritual. El ego es ese maestro que nos enseña de una manera muy directa y aveces fuerte lo que tenemos que aprender. Incluso llegué a entender su importante función en el camino espiritual, pues este nos hace mantenernos humildes y por si fuera poco, humanos.

Así que, aunque a nuestro ego no le guste, mientras seamos seres humanos estará con nosotros. Lo más paradójico esta en que justo es el quien nos dice que no deberíamos tenerlo. Extraño, ¿no?. Es por eso es tan importante entender y conocer a nuestro ego, el ego es toda la parte de juicio y critica que hay en nosotros, nos enseña el camino que no es el amor. Pero no te asustes, nos hace equivocarnos para que encontremos el camino.

En la medida que cobramos consciencia de el, podemos ser capaces de identificarlo y elegir si queremos escucharlo o mejor nos conectamos con nuestro amor. Es ahí donde se abre nuestra gran oportunidad de amar.

El poder es nuestro, el ego nos enseña, esta en nosotros aprender por las vías del amor.

Namasté.

Ni de aquí, ni de allá

Hace cierto tiempo me visualice siendo un conferencista y escritor, esta visión se ha mantenido todos los días en mi mente y es tan clara que estoy convencido que será tarde o temprano una realidad. Pero esto aunque me produce alegría me ha generado también angustia, pues siento que soy desleal a mi trabajo por estar pensando en estar en otro lugar.

La verdad es que me muero de ganas de llegar a ese lugar, así como también amo mi trabajo actual. Creo que por eso me siento como en medio de un sandwich, la cuestión es que esas ganas de algo futuro me están haciendo no estar en lo que esta en mi actualidad.

Esto es una total desconexión del presente, por eso estoy sufriendo. Pues no me estoy enfocando en lo que hay hoy, y estoy viviendo lo que podría o no ser mi futuro, en lugar de conectarme con lo que me toca vivir el día de hoy. Creo que en el fondo tengo miedo de no llegar a ese lugar que me gustaría y me bloqueo por no saber que hacer.

El escenario es curiosamente extraño, estoy ante dos cosas que me gustan pero estoy eligiendo estar en el sufrimiento. ¿Ves que fácil nos complicamos la vida?. Por ende no me queda más que enfocarme en lo que me hace feliz, y eso solo está en donde estoy actualmente, en mi presente.

Para eso necesito soltar la ansiedad de si eso se va a dar o no, así me puedo enfocar en mi presente y entregándome a donde estoy hoy. Creo que solita la vida se va a encargar de llevarme a donde me tenga que llevar. Automáticamente esto me hace enfocarme en el presente y sentirme excelente.

Lo que si te puedo decir es que esta situación me ha traído una lección muy padre, el ego esta en el pasado y en el futuro no el presente. Así que cuando estamos en cualquiera de esos lugares el ego nos esta mandando y nos esta llevando de una u otra forma a un estado de sufrimiento. En cambio, el amor esta en el momento presente, lo que nos hace en ser felices justo en donde estamos.

Elijo estar en el aquí y el ahora, por que aquí ahí está mi felicidad.

Namasté.

En definitiva da mucho miedo

Desde que descubrí que soy un trabajador de la luz, pase por una etapa de negarme a serlo por todo el miedo que implicaba asumir el papel, pero creo que mi esencia es muy clara y muy paciente, por lo que terminé aceptando mi papel y comenzando una transición hacia alinearme a estar en completo servicio del universo.
Actualmente este proceso me ha llevado a impartir un Diplomado de coaching con ángeles, pero en las sesiones que van, la duda de si soy la persona adecuada para impartirlo me ha atacado prácticamente todas las sesiones.
Obviamente es mi ego el que me esta afectando, pero también impidiéndome cumplir mi misión de la manera más amorosamente posible. Al meditar la emoción descubrí que este autosabotaje que me hago al dudar de mi, es por que en el fondo tengo aún muy activo el miedo a asumir la responsabilidad de ser un trabajador de la luz.

Al asumir el papel se que estoy asumiendo ser diferente, y eso a mi miedo le da mucho pánico por el riesgo que ello implica. Solo que el pequeño detalle está en que quedarme sin hacerlo me causa mayor sufrimiento aunque no lo parezca. Pero en esta ocasión mi aprendizaje no es otro que conectarme con mi propio poder personal.
Todos los seres tenemos un maravilloso poder personal, pero en particular el de los trabajadores de la luz es la de ser amorosos. Venimos a servir, lo que requiere que recuperemos nuestro poder para poder servir a la misión que nos corresponde. Así que no hay ningún reto o amenaza que nos pueda afectar cuando estamos conectados a nuestra esencia.
Pero hay que entender algo importante, la duda debilita.
Cuando el trabajador de la luz duda de si mismo, se inhabilita a si mismo. Y mientras más luz haya en el o ella, mayor volumen tendrá su ego, lo que lo hará tener mayores posibilidades de dudar. Aunque en el momento que recuerde sobre su luz, la oscuridad tenderá a desvanecerse.
Por supuesto que puede sonar escalofriante asumir la responsabilidad de ser un trabajador de la luz, pero en realidad es altamente gratificante y satisfactorio. Cumplir con nuestra misión de vida nos hace sentir que estamos en el rumbo correcto a pesar de que pudieran atravesarse algunas adversidades. Todo cobra sentido.
El trabajador de la luz es amor, cuando se conecta con ello, su luz aumenta.
Namasté.

A %d blogueros les gusta esto: