¿Por que los Ángeles no insultan? Y ¿Qué opinan de que yo lo haga?

¡Uff! Esta es una magnífica pregunta y espero estes sentado/a por qué hay varias razones muy interesantes. La primera es que así soy en la vida diaria, muy folclórico. Así que por que si soy así en el día al día, ¿habría de cambiar cuando enseño de Ángeles?. Yo creo que no.

De hecho esa es la principal razón por la que lo hago, la cual suena fácil decirla, aunque la realidad es que ha sido un trabajo muy duro de aceptarme como soy y como Dios me hizo. Mi ego mucho tiempo me trató de convencer de que debería ser un niño bueno, comportarme para lograr que todos me quisieran y aceptaran, sin importar que yo perdiera mi identidad. La idea de decir una palabra fuera de lo “perfecto” me activaba una terrible ansiedad por miedo a ser rechazado. Bueno, no solo eso sino cualquier cosa que me hiciera no ver perfecto. Lo cual por cierto, es algo muy subjetivo, ¿Qué determina lo que es “perfecto”?.

Así que hoy en día, cada vez que “me porto mal” , hago alguna pendejadotota o digo una palabrota, estoy saliendo de mi zona de confort, abriéndome a la posibilidad de que me amen como soy y que también me rechacen como soy. Ya hice las pases con eso, es parte de la experiencia que seamos diferentes.

Gracias a Dios he entendido que no necesito ninguna aceptación más que la mía propia. Aunque algunos consideraran prosaico lo que voy a decir, la realidad es que Dios me hizo tal y como soy, y se qué hay gente muy parecida a mi, que se le hace más fácil conectar con Dios y los Ángeles a mentadas de madre que con palabras dulces y tiernas. Ámbitos caminos son perfectos y respetables si van alineados con quien eres en realidad.

Cuando soy yo, con mis luces y sombras estoy honrando mi creación y a mi creador. Pero a muchos nos han vendido la idea que necesitamos ser “buenos”, “perfectos” o -escucha esta mamada- “inmaculados” para entrar al reino de Dios. Esto son soberanas pendejadas dichas por alguna persona pasada de copas (o de algo más).

El reino de Dios está en la tierra y en este preciso instante, lo descubres cuando te aceptas tal y como eres, y puedes ir más allá de las etiquetas de lo “bueno”, “malo”, “adecuado”, “inadecuado” o whatever. Además si observas bien, digo palabras elevadas de tono pero nunca ofendo a nadie ni es mi pretensión hacerlo.

La idea es simplemente hacer divertido el hablar de temas espirituales, teniendo siempre mi intención bien puesta en servir de puente entre tu y Dios. Nada más.

Pero ya que estás aquí, sería bueno que aclaremos que opinan lo Ángeles de decir “groserías” (prefiero la palabra altisonante o folclórica). Lo que me explicaron es que ellos no pueden decirlas ya que no pueden bajar su vibración al nivel terrenal como para hacerlo. Pero fueron enfáticos en decirme que si pudieran decirlas y lo considerarán una herramienta para ayudar a un ser, lo harían sin pensarlo. ¿Por que? Pues ya que desde la perspectiva espiritual no hay ni buenos ni malos, todo es perfecto. Cada dimensión vibracional tiene sus características. La terrenal es poder conectar con esas palabras y con muchas otras cosas. ¿Interesante no? Pero creo que ya me puse a fumar de la espiritual., pero no quiero dejar de decir que me encanto la respuesta, pues me hizo honrar mis sombras, mi manera de ser con pros y contras y permitirme ser un humano tan limpio y tan sucio como los demás. Por que en esta vida no venimos a ser perfectos, sino simplemente a amar nuestra perfecta imperfección.

Sat Nam (Honro y saludo a tu verdadera identidad)

Publicado por Dano González

Avanzando en el camino de la luz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.