fbpx

¿Por qué hablar con los ángeles y no con Dios?

Esta no solo es quizás la duda más común que me hacen, sino también la que yo profundamente más me he cuestionado con respecto a los Ángeles. Pues ya sea por simple lógica, y por la educación religiosa que tuvimos inicialmente, parecería que es siempre mejor comunicarse con el/la gran jefe, mas que con otros seres. Así que aquí voy a responder desde mi perspectiva y de lo que he podido canalizar. 

Todo esto lo haré, no solo respondiendo la pregunta del titulo, sino también qué es un Ángel, por que no tiene cuerpo, y por que te convendría pedirle ayuda, así como la diferencia de pedírsela en lugar de a Dios. 

Pero primero y antes que me arranque, quiero subrayar esta ultima línea, es mi perspectiva, la tuya o la de los demás puede ser diferente. No tienes por que percibir la realidad como yo o alguien más la percibe, de hecho creo que hay tantas realidades como seres humanos, y una de las lecciones generales que todos venimos a aprender, es a honrar nuestras diferencias. Más sin embargo por el otro lado, si hay coincidencia, y ahí es donde quiero que te enfoques, en honrar tu verdad interior y quedarte con lo que te vibra. 

Para poder responder adecuadamente la pregunta antes que nada, creo que tenemos que respondernos: ¿Qué es un Ángel?  ¿Cuál es su función?. La definición según su nombre es “mensajero de Dios”, pero en “el diccionario angelical de Dano”, hay algunas definiciones complementarias. 

Ángel es un ser de energía pura, proveniente del amor más elevado, es decir de Dios. Esto quiere decir que los Ángeles son un fragmento del/a creador/a, son como brazos o extensiones. Dicho de otra manera, los Ángeles son manifestaciones de Dios, son sus instrumentos de acción y así mismo tienen la función de acercarnos a el/ella.

Es importante resaltar que no hay una separación entre uno y otro. Lo mismo aplica para cada cosa del universo, incluidos tú y yo. No hay separación, somos partes de Dios. Justo por eso se dice que la separación es una ilusión y justamente es parte del juego de la tercera dimensión y con lo que me iré a responder otro aspecto importante para responder esta pregunta. La experiencia humana o experiencia física, es justamente un proceso de aprendizaje en la que se nos dió libre albedrío, un cuerpo y una serie de circunstancias para lograr esos aprendizajes, que básicamente son nuestro regreso a casa: al amor, al creador/a o a lo que consideres que es regresar a tu origen, lo cual sucederá en el momento en que hayas logrado tus aprendizajes. 

Dicho de otra manera, venimos a aprender y no venimos solos. En esta experiencia hay seres físicos y hay seres no físicos, aunque con la aclaración de que los humanos también alma, ósea somos híbridos: seres espirituales teniendo una experiencia humana. 

Dios a sabiendas que esta experiencia iba a ser retadora, pero que por la ley del libre albedrío nos iba a tener que respetar incluso cuando nos alejáramos del camino, nos envío a los seres de luz para ayudarnos. Los cuales pueden ser Ángeles, maestros, espíritus animal guía, elementales e incluso ancestros, por citar algunos. 

Ya esto nos empieza a dar un poco de claridad con respecto de por que hay Ángeles disponibles en nuestra vida, y también la claridad que tanto Dios como cualquier ser de luz necesita de nuestra autorización en el plano físico para intervenir. 

Los seres de luz, tienen la función de ayudarnos a regresar al amor. 

En mi visión personal, Dios es todo. Pero cada uno de nosotros lo percibe diferente, por eso algunos conectamos con los Ángeles o incluso otro tipo de ser de luz y otros no, es cuestión de percepción. 

Para ejemplificarlo es como ver al cuerpo. Hay quien dirá “veo un cuerpo”, otros “veo una cabeza, brazos, tronco, piernas”, y así sucesivamente hasta que incluso lleguemos a científicos o médicos y digan “percibo millones de células”. Ambas visiones son correctas, y es el despertar espiritual así como el camino de tu alma el que te va abriendo los ojos. Recuerdo que al principio de practicar Yoga, después de la clase descubría partes de mi cuerpo que no sabía que existían, ese es justo el despertar espiritual. Conforme vamos avanzando, más vamos percibiendo más ampliamente. 

Creo que ahora sí, ya tenemos todos los elementos para responder la famosa pregunta. 

Para mí es exactamente lo mismo, no hay diferencia entre pedirle a Dios o un Ángel. Aveces le pides ayuda a Dios y te manda a un Ángel y viceversa. Recuerda Dios es el todo, y todo lo incluye, no hay separación. 

En mi experiencia personal, he notado que conectar con cierto ser de luz especifico me facilita recibir la experiencia. Dios es tan amplio que podemos no sentir la respuesta, no por que esta no venga -el/ella siempre responde- sino que en nuestra dualidad desconfiamos. Entonces al conectar ejemplo con el Ángel de la protección (Miguel) enfocamos nuestra energía a esa cualidad y es lo que evocamos. 

Además también he descubierto lo maravilloso que es poder hablar con mi Ángel de la Guarda, Arcángeles, Maestros, Guías, Hadas, Dragones, Duendes, Unicornios y demás seres de luz. Enriquecen mi experiencia, es como en el caso de lo físico, es mucho más bello vivir una vida con seres afines a ti, con lo que compartes cosas y se apoyan mutuamente, mientras más mejor. Lo mismo es aquí, solo que la relación es de un ser físico con uno energético y viceversa. 

Así que yo te invito a que no me creas a ciegas, experimentes y llegues a tu propia respuesta. Pídele a Dios, a los Ángeles y a cualquier ser de luz, y ve viendo tanto como te sientes como los resultados que vas obteniendo. No sobra mencionar que evidentemente necesitarás dejar muchos preceptos y prejuicios que has aprendido para poder ser capaz de abrirte en pleno a la experiencia, pero vale la pena. Incluso si no te llega a funcionar, podrás vivir sin la duda. 

En lo particular yo le agradezco a Dios, que dentro de la enorme chinga que muchas veces es vivir una experiencia física, nos haya mandando a sus seres más puros a ayudarnos. Yo sé, siento y percibo que Dios es feliz permitiendo que sus instrumentos y ayudantes nos hagan la vida más fácil. 

Recuerda que al final venimos a recordar cómo experimentar amor incondicional, que mejor que hacerlo con los hermosos seres que justo eso son. Eso nos enriquece en todos los sentidos, nos abrimos a ser amados y nos dejamos ser amados: el flujo infinito del amor. 

En conclusión, no hay diferencia entre pedirle a Dios o a las Ángeles en el sentido practico, simplemente la forma en la que lo haces hace que al conectar con los seres de luz puedas sentir con mayor facilidad a Dios a través de ellos. Todo depende de cómo quieres experimentar tu vida, así de simple. 

Así que no olvidemos que Dios lo es todo, le puedes pedir cuando lo necesites, y aparecerá el/ella u otro ser de luz, cuando así lo considere. Lo importante para mí, es permitirnos experimentar lo divino en todas sus formas. 

¿Alguna ves te has preguntando cómo conocer a tu ángel de la guarda? Bueno, quiero decirte que para que yo conociera al mío tuve que pasar por un largo proceso. Por esta razón decidí crear un curso llamado “Conoce a tu Ángel de la guarda”, en el cual lo hago de una manera más práctica y sencilla, te enseño como conectarte con él, percibir sus respuestas, hasta conocer su nombre 😱. Si te gustaría saber más información sobre el curso, ingresa al siguiente link: Curso Conoce a tu ángel de la guarda

Publicado por Dano González

Avanzando en el camino de la luz.

Un comentario en “¿Por qué hablar con los ángeles y no con Dios?

  1. Que oportuna respuesta, llevo unos días cuestionandome la posibilidad de desagradar a Dios por interesarme en los angeles, pero este artículo da gran claridad sobre la función de la necesidad de los angeles en nuestra vida

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: