fbpx

Tienes todo lo que necesitas.

Una característica que he tenido a lo largo de mi vida es la búsqueda constante de ser mejor. Suena precioso, aunque la realidad es que no siempre ha sido así. Por contradictorio que parezca por mucho tiempo esto me hizo no perseguir mis sueños, buscaba mejorar desde una perspectiva de carencia y no de plenitud. Esta actitud me estaba alejando de mis sueños.

Son muchos los proyectos que por no sentirme listo fui aplazando. Creía que tenía que aprender mucho para lograrlo, pero al tener la emoción vibrante en mi de “no ser suficiente”, en realidad más que una mejora era una táctica de aplazamiento.

El mejor ejemplo es este mismo asunto de escribir, desde niño soñaba con escribir y dar conferencias pero en algún momento decidí que no era lo suficientemente bueno (o no era lo adecuado) y terminé por renunciar. En definitiva, hoy que escribo prácticamente todos los días, me siento más a gusto con el resultado que en esa época, y no es por algo que haya aprendido, sino por lo que he experimentado.

¿Cómo quería escribir un libro, si nunca escribía? Además, la presión por hacerlo perfecto ponía la vara muy alta y salvo que seas una persona superdotada, cualquier don se tiene que pulir. Es ahí es donde tenemos que darnos el tiempo para que el proceso avance en nosotros. Poco a poco, si vamos permitiéndonos aprender lo conseguiremos tarde o temprano.

Nümen es otro ejemplo. Aplacé por mucho tiempo la decisión, incluso a pesar que ha ido muy bien, a veces me da mi crisis ¿estoy siendo suficiente?. La respuesta de mi intuición es muy clara: “tienes todo lo que necesitas, confía en ti”.

Definitivamente, si hay algo que tengo que reconocer es que necesito confiar en mi. No pasa nada si tropiezo, me vuelvo a levantar y lo vuelvo a intentar. Así fue como aprendí a caminar o a andar en bici y así es con casi todo en la vida. Se aprende y se crece más con las caídas que con los éxitos. O dicho de otra forma, un logro es consecuencia de nuestra capacidad de levantarnos cada vez que algo nos sale diferente a lo que quisiéramos o planeamos.

En el fondo sabemos lo queremos, solo nos falta confianza para avanzar. Quizás ese sea uno de nuestros más grandes retos como ser humanos, aprender a encontrar toda la luz que yace en nuestro interior y permitirla brillar.

Hoy me quedo con este este hecho, somos estrellas cuya esencia es brillar, únicamente nos falta recordar que lo somos.

Namasté.

Publicado por Dano González

Avanzando en el camino de la luz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: